Centro Psicológico
Gran Vía

Psicólogos Bilbao
Gardoki, 9, 1º Centro
48008 Bilbao - Bizkaia
Las Arenas - Getxo
Mayor, 10, 2ª - Dpto. 3
48930 Getxo - Bizkaia
94 416 09 39

Lateralidad

Lateralidad

La lateralidad es la preferencia que muestran la mayoría de las personas por un lado de su propio cuerpo frente al otro lado. Normalmente, la predominancia de un lado sobre el otro se refleja en mano, pie, ojo y oído. Esta función del cuerpo hace posible que nos orientemos en el espacio y en el tiempo y, por tanto, nos permite entender y manejar los códigos escritos (letras y números).

Tipos de lateralidad

  • Lateralidad homogénea diestra o Dextralidad: predominio del lado derecho sobre el izquierdo, principalmente en la ejecución de ojo, pie, oído y mano.
  • Lateralidad homogénea zurda o Zurdería: predominio del lado izquierdo sobre el derecho, principalmente en la ejecución de ojo, pie, oído y mano izquierda.
  • Ambidextrismo o lateralidad indefinida: no existe una manifiesta dominancia manual y se maneja igual de bien con ambos lados. Suele darse en los inicios de la adquisición del proceso de lateralización.
  • Lateralidad mixta: utiliza un lado del cuerpo para unas actividades y otro lado del cuerpo para otras. Por ejemplo, uso de la mano izquierda para comer y de la mano derecha para escribir.
  • Lateralidad cruzada: uso prioritario de un lado en los miembros superiores y del otro en los miembros inferiores. Por ejemplo, ojo, mano y oído derecho y pie izquierdo.
  • Lateralidad contrariada o invertida: la lateralidad innata del niño se ha contrariada por los aprendizajes adquiridos. Es decir, zurdos o diestros que por imitación u obligación utilizan la otra mano o pie.

FASES DE LA LATERALIZACIÓN

Chica frente al espejo

El proceso de lateralización consiste en el desarrollo hasta llegar a una lateralidad definida y pasa por diferentes etapas:

  • Fase de indiferenciación: abarca el período de 0 a 2 años, aproximadamente.  La lateralidad no está definida y el niño va descubriendo poco a poco que tiene dos manos, que éstas le pertenecen y que éstas son una fuente para obtener placer porque le permite interaccionar con el medio. Se caracteriza por la indefinición de preferencia de uno u otro lado.
  • Fase de alternancia: va desde los 2 a los 4 años. En esta etapa el niño está motivado por su interés por explorar, poco a poco va automatizando sus gestos y observaremos cómo utiliza el lado dominante en las diferentes actividades. En esta etapa se rige por contraste de rendimientos; es decir, utilizará aquel lado mediante el cual obtiene mejores resultados en la interacción con su entorno.
  • Fase de automatización: abarca el período de los 4 a los 7 años y aquí ya se decanta por un lado concreto. Se automatiza el uso de un lado del cuerpo en base a la preferencia instrumental.

Una lateralidad bien definida sería la lateralidad homogénea diestra o zurda. Los otros tipos de lateralidad, en cambio, pueden ocasionar problemas en la orientación espacio-temporal y en el manejo de números y letras y, consecuentemente, en las actividades que conlleven estos aprendizajes (lecto-escritura, psicomotricidad…). El proceso de lateralización incide en el procesamiento de la información, lo que repercute en el aprendizaje y, consecuentemente, se pueden ver alteradas otras áreas como la emocional y social, considerando al niño como un ser global. Se produce, por tanto, una alteración que sería necesario trabajar mediante un programa especializado para corregirlo.

Lateralidad


-