Centro Psicológico
Gran Vía

Psicólogos Bilbao
Gardoki, 9, 1º Centro
48008 Bilbao - Bizkaia
Las Arenas - Getxo
Mayor, 10, 2ª - Dpto. 3
48930 Getxo - Bizkaia
94 416 09 39

Terapia de Familia en Bilbao y Getxo

La Terapia Familiar es un enfoque terapéutico que sitúa a los seres humanos formando parte de un sistema relacional. Así trata de ayudar a resolver conflictos personales, relacionales y/o sociales, teniendo en cuenta el contexto que rodea a las personas, sirviéndose además de todos los recursos y aspectos positivos que ya existen y pudieron haber servido en otros momentos.

Terapia de Familia

Toda familia presenta problemas y debe negociar compromisos que hagan posible la vida en común. En situaciones de crisis familiares, como enfermedades, muerte de algún familiar, emancipación de los hijos, conflictos entre los miembros… o incluso en cambios vitales importantes que provocan un nivel intenso de estrés, como puede ser, un cambio de residencia, una adopción, nacimiento de nuevos miembros… cada integrante se posiciona de diferente manera. Algunos afrontan los cambios adaptándose; a otros les cuesta más, pudiendo dar lugar a crisis, desorganizaciones, síntomas diversos, etc… Cuando sucede esto último, es importante buscar la ayuda externa de un profesional para encauzar, calmar y atenuar dichas situaciones apoyándose en los recursos familiares existentes (ya sea de la familia en conjunto o de cada uno de sus miembros) y/o desarrollando incluso otros nuevos.

En el tratamiento de ciertos problemas psicológicos (depresión, mal comportamiento de un adolescente, trastornos de alimentación, adicciones…) la ayuda de la familia es muy necesaria. Tratar de forma aislada a un paciente con una patología grave, sin tener en cuenta su entorno resulta a menudo infructuoso, debido a que , alrededor de esa persona, se dan una serie de situaciones y factores, entre los que destaca la familia, que influyen en el mantenimiento, mejora o empeoramiento del problema inicial.

A pesar de que la familia, en algún momento, pueda no estar funcionando bien y tenga dificultades, todas las familias tienen un potencial muy grande para cambiar y funcionar mejor; y la terapia familiar trata de usar ese potencial para favorecer los cambios. Mediante la terapia familiar se crea un nuevo contexto para poder comunicarse de un modo diferente y comprenderse.

Se abordan problemáticas relacionales entre padres e hijos, entre hermanos, y también problemáticas que pueden existir con la familia extensa (abuelos, tíos, primos,…).

En ocasiones se trabaja sobre conflictos que acaban de aparecer y han supuesto una crisis importante en la familia y otras veces, nos ocuparemos de conflictos cronificados, que llevan años de evolución.

La Terapia Familiar también puede ser útil, cuando queremos abordar los problemas emocionales y de sobrecarga que viven los familiares que atienden a pacientes con enfermedades mentales graves (Esquizofrenia, Depresión,…) demencias (Alzheimer, Parkinson,…) y otras enfermedades físicas crónicas e incapacitantes (cáncer, esclerosis múltiple…).