Centro Psicológico
Gran Vía

Psicólogos Bilbao
Gardoki, 9, 1º Centro
48008 Bilbao - Bizkaia
Las Arenas - Getxo
Mayor, 10, 2ª - Dpto. 3
48930 Getxo - Bizkaia
94 416 09 39

Terapia de Pareja en Bilbao y Getxo

Cualquier pareja, por imposible que parezca, puede sufrir una crisis debido a factores como el cansancio, el estrés, los problemas laborales, familiares o económicos… que, a su vez, pueden transformar una convivencia buena y tranquila en una sucesión de respuestas destempladas, silencios tensos y despechos continuos. Cuando la relación empieza a deteriorarse y las soluciones planteadas por la pareja no funcionan, es el momento de plantearse la posibilidad de que alguien ajeno y profesional pueda echar una mano ya que los problemas de pareja no resueltos y el deterioro de la comunicación en ella, hace que la relación vaya siendo cada día más insatisfactoria y dolorosa.

Las parejas para constituirse como tales, se enfrentan en primer lugar a las diferentes expectativas de lo que significa ser pareja para uno y otro, los mitos y creencias que cada uno trae de su familia de origen, los roles que han aprendido respectivamente durante su historia de vida… y estas visiones diferentes provocan a menudo, disputas sobre las responsabilidades (quien se encarga de hacer las cosas) y el poder (quien decide lo que hay que hacer), las finanzas, las relaciones con miembros de la familia de origen, el cuidado de los hijos, actividades sociales y de trabajo fuera de la familia, sexualidad e intimidad y la comunicación.

En el momento en que surgen los desencuentros, la estabilidad mental y emocional empieza a tambalearse. Es muy fácil dejarse llevar por el enfado, el rencor, el despecho y los sentimientos de traición. Guiados por todos ellos, aún resulta más fácil echar la culpa de todo al otro, asumir un papel de víctima y poner distancias y barreras a la comunicación. En el trasfondo de estos comportamientos suele encontrarse la dificultad para asumir la verdad, especialmente la parte propia de responsabilidad, además de los miedos y las emociones más íntimas que a veces cuesta tanto exteriorizar.

La terapia de pareja consistirá en impulsar la comunicación entre los dos, observando y reforzando los aspectos positivos de la relación, y relativizando los negativos.

Profundizar el diálogo en la pareja permite decir al otro lo que sentimos, sin perdernos el respeto y valorando que es posible tener puntos de vista diferentes. A través del dialogo las parejas aprenderán a reconocer sus estados de ánimo y aprenderán a actuar en consecuencia. Si una parte de la pareja esta sintiendo tristeza la otra sabrá como animarla, si tiene rencor la otra lo reconocerá y podrá darle un espacio para que lo elimine.

Es importante plantearse solicitar ayuda profesional cuando uno de los miembros de la pareja se siente insatisfecho de la vida conyugal, cuando los problemas de pareja se repiten una y otra vez sin poder solucionarlos, cuando la comunicación se ha deteriorado y se emplean expresiones agresivas en las discusiones y cuando existen problemas en las relaciones sexuales.