Centro Psicológico Gran Vía

Psicólogos Bilbao
Gardoki, 9, 1º Centro
48008 Bilbao - Bizkaia
Las Arenas - Getxo
Mayor, 10, 2ª - Dpto. 3
48930 Getxo - Bizkaia
Barakaldo
Arrontegi, 7, 1º - Dpto. A
48901 Barakaldo - Bizkaia
94 416 09 39

La inteligencia y los niñ@s con altas capacidades

La inteligencia y los niñ@s con altas capacidades

1. La inteligencia

La inteligencia puede definirse como la capacidad de coordinar, gestionar, organizar el conocimiento y al mismo tiempo saber escoger la mejor opción para resolver un determinado problema. Hasta hace poco, la inteligencia era considerada como algo innato e inamovible, era cuestión de genética. Actualmente se sabe que es el resultado, tanto de factores genéticos como ambientales. Está demostrado que la inteligencia se puede estimular y que las limitaciones genéticas se pueden superar mediante formas diversificadas de educación.

Existen varias teorías psicológicas que definen el concepto de inteligencia:

1.1   Teoría de las Inteligencias múltiples de Gardner

Según Gardner, no hay una sola inteligencia, sino varias, un conjunto de inteligencias múltiples, distintas e independientes (lingüística, lógico-matemática, espacial, cinestésica-corporal, musical, naturalista, interpersonal, intrapersonal y espiritual). Gardner considera que la inteligencia es una capacidad y que todas las personas están capacitadas para su desarrollo.

1.2   El modelo de Renzulli. Modelo de los tres anillos.

Afirma que un niño puede ser superdotado cuando simultáneamente dispone de una capacidad intelectual superior a la media, alto nivel de compromiso con la tarea y evidencia una alta creatividad.

1.3   El modelo de Bárbara Clark

Entiende la inteligencia como una interacción de las funciones del cerebro: la cognitiva, la afectiva, la física, la intuitiva, la intuitiva y la perceptiva. Considera que los niños con altas capacidades presentan un desarrollo avanzado y acelerado en estas funciones.

1.4   El modelo de Gagné

La inteligencia depende tanto de factores internos como externos y está formada por el potencial genético de la persona junto a su capacidad de aprender.

 

2. Niños con altas capacidades

niño superdotadoLos niños con altas capacidades cognitivas no son un grupo homogéneo, las diferentes aptitudes potenciales y las combinaciones entre éstas dan como resultado perfiles únicos de superdotación y talento (Stenberg y Detterman, 1988; Gardner, 1983; Gagné, 1991), por lo que hay entre el alumnado “con altas capacidades intelectuales” tanta variedad como entre el alumnado con “capacidades normales”.

Sin embargo, se pueden observar unas características comunes entre ellos:

  • Inteligencia: Tienen un alto nivel en áreas como: lingüística, lógico-matemática, espacial, cinestésica-corporal, naturalista, musical, intrapersonal, interpersonal, existencial o espiritual.
  • Aprendizaje: Son muy perfeccionistas y siempre encuentran defectos. Muestran buena concentración, persistencia y bajo nivel de agotamiento si están motivados. Manifiestan aburrimiento ante la rutina escolar. Les gusta el trabajo individualizado más que el de equipo.
  • Creatividad: Manifiestan rasgos de: Inventiva (aportar nuevas ideas de forma original), curiosidad (insaciable y temas poco habituales), originalidad, fluidez, flexibilidad (capacidad de ver los diferentes puntos de vista), pensamiento independiente (buscan lo más lógico y no lo más popular), pensamiento integrador (no pierden de vista el conjunto del proceso) e intereses muy variados.
  • Memoria: Son capaces de almacenar, recordar y recuperar información de datos muy diversos con detalles, rapidez y sin ningún esfuerzo.
  • Motivación: Poseen una alta motivación interna hacia el conocimiento.
  • Disincronía: Presentan ciertos desajustes: Interno (la capacidad intelectual va a un ritmo rápido y el desarrollo emocional a un ritmo lento), fisiológica (las necesidades emocionales e intelectuales corresponden a su edad intelectual, pero las necesidades fisiológicas a su edad cronológica), social (la evolución intelectual superior provoca un desequilibrio en las relaciones sociales), familiar (cuando los padres no les proporcionan la atención necesaria por desconocimiento).

2.1   Tipología

Existen tres tipos de niños con altas capacidades:

  • Superdotados: Poseen un nivel elevado en el razonamiento lógico, gestión de la percepción, de memoria, razonamiento verbal, matemático y aptitud espacial. La característica básica de la superdotación es la flexibilidad, es decir una excelente aptitud para tratar con cualquier tipo de información. La forma extrema del superdotado es el genio.
  • Precoces: Aquellos que evolucionan más rápido y activan recursos mentales antes que sus compañeros, en el proceso de maduración.
  • Talentosos: Son especialistas en un área, materia, habilidad o aptitud.  Pueden tener: Talento académico, artístico-figurativo, deportivo, creativo, social, lógico, matemático y verbal.

2.2   Detección e Identificación

Hay que saber identificar a este alumnado lo más precozmente posible, para poder darles una educación adecuada a sus características individuales y evitar así, los fracasos escolares. La detección se puede adquirir a través de los profesores, de la familia, de los compañeros y del mismo alumno. La identificación se hará a través de medidas informales (observaciones, cuestionarios, pruebas colectivas…) y medidas formales (pruebas y test individuales). Es importante destacar que el centil, percentil o C.I., no es el que determina la superdotación o el talento; tan solo nos ofrece una orientación, y junto con las entrevistas, cuestionarios, observaciones… es como se va perfilando las altas capacidades.

2.3   Alteraciones frecuentes que presentan

niña despistada inteligenteLos niños con altas capacidades presentan con frecuencia distintas alteraciones, aunque varían según cada persona:

  • Trastornos del sueño: Duermen poco y mal. Puede deberse a que durante las horas escolares ven frenada su capacidad creativa y por la noche es el momento idóneo para desenvolver esta capacidad.
  • Retraso en los aprendizajes psicomotrices: Suelen preferir las actividades intelectuales que las actividades físicas y por lo tanto, no estar tan desarrollados a nivel psicomotriz.
  • Trastornos de lateralidad: Muchos de los superdotados son zurdos o tiene una lateralidad cruzada.
  • Dificultades en el trazo y problemas de ortografía: mala calidad de la escritura que puede estar causada por la disincronía entre la superioridad del aprendizaje y una normal e incluso inferior capacidad motriz.
  • Hábitos de estudio: No encuentran sentido a repetir los ejercicios y como consecuencia no quieren hacer los deberes y no crean un buen hábito de estudio.
  • Problemas sociales o de relación: Sus intereses y motivaciones no coinciden con los de los demás y pueden ser apartados por el grupo de iguales o aislarse ellos mismos.
  • Problemas psicológicos: El no conseguir el reconocimiento y aceptación social, les puede ocasionar sufrimiento, insatisfacción, bajo nivel de autoestima, intolerancia, fracaso, aislamiento, introversión…

2.4    Orientaciones para la familia

Algunas familias se muestran indiferentes a las necesidades especiales del hijo con altas capacidades y otros llegan a sobreimplicarse en la vida de su hijo, con el resultado de que la familia puede llegar a estar organizada alrededor de las necesidades especiales del niño, en detrimento de otros aspectos del funcionamiento familiar.

Es importante tener en cuenta las siguientes orientaciones:

2.4.1          Desarrollar una correcta autoestima

Aceptarlos tal y como son y evitar poner etiquetas. Ser flexibles y respetuosos con sus trabajos y enseñarles, que se aprende de los propios errores. Darles pautas para evitar la vanidad, el orgullo y el desprecio hacia el resto. No criticar, pero sí felicitar, su curiosidad y su insistencia en sus preguntas.

2.4.2          Desarrollar la afectividad emocional

El afecto es fundamental para su desarrollo normal. Necesitan saber que así como todos los sentimientos y deseos son aceptables, no lo son todas las conductas y los padres deben saber ponerles límites claros y explicarles las consecuencias de traspasarlos. Así mismo, los padres deben ayudar a sus hijos a reconocer e identificar sus emociones y las de los demás.

2.4.3          Favorecer la integración social

Facilitar las interacciones con otros compañeros, familiares y adultos, evitando el individualismo, el aislamiento y el autoritarismo. Ayudarles a ser tolerantes con las limitaciones de los demás o con las diferencias de opinión.

2.4.4          Potenciar la motivación

Establecer una organización y disciplina de trabajo teniendo en cuenta las preferencias y motivaciones del hijo.

2.4.5          Respetar la creatividad

Potenciar y apoyar sus proyectos creativos, animándoles y ayudándoles a llevarlos a la práctica (siempre que sea posible).

2.4.6          Reestructuración familiar

Los padres pueden sentirse amenazados, resentidos, envidiosos o competitivos respecto de sus hijos. Por un lado, es posible que los padres pasen por un proceso de duelo para poder asumir la pérdida del niño “normal”. Por otro lado, pueden sentir culpa por verse incapaces de proveer al hijo de las oportunidades educativas necesarias y además pueden proyectar sus propias ambiciones en él. En algunos casos, se da un trato diferenciado al hijo con altas capacidades respecto del resto de los hermanos provocando un descenso de la autoestima de estos.  Además, las diferencias referidas a la elección del tipo y objetivos de la educación del hijo, puede suponer conflictos en la pareja, provocando todo ello una pérdida de roles familiares que puede requerir una psicoterapia para reestructurar los roles familiares y las relaciones familiares.

 

 

Bibliografía:

Gómez Masdevall, Mª T. y Mir, V  (2011) “Altas capacidades en Niños y Niñas. Detección, Identificación e Integración en la escuela y en la familia”. Madrid: Narcea.

Martínez Torres, Mercé y Guirado Serrat, Ángel (2010) “Alumnado con altas capacidades” Barcelona: Grao.

 

Intelligencia nin@s con altas capacidades


-